Consejo técnico: ¿Qué factores influyen en los problemas del desarrollo de color en uvas y manzanas?

08 Mayo 2017

Dentro de los atributos que determinan la calidad de una fruta, el desarrollo de un color adecuado es fundamental a nivel del consumidor final así como también para los productores, ya que para algunas especies este atributo es usado como índice de calidad y de cosecha, como es en el caso de la uva de mesa y las manzanas bi-colores o rojas.

“La obtención de un color adecuado, tanto a nivel de cubrimiento como en calidad e intensidad de color, está influenciado por un alto número de variables dentro de las que se cuentan el genotipo o variedad, luz, manejos agronómicos del huerto (nutrición, poda, uso de reguladores de crecimiento, entre otros), la madurez a cosecha, y las condiciones climáticas durante crecimiento y desarrollo del fruto” indica a Portafruticola.com, Bruno Defilippi, especialista en post cosecha de INIA.

Defilippi explica que, en esta última, el rol de la temperatura ambiente es fundamental, considerando que una buena amplitud térmica entre las temperaturas máximas y mínimas favorece el desarrollo de los pigmentos que dan colores rojos o violetas; y que temperaturas muy altas inhiben la obtención de un color de cubrimiento adecuado. 

Además, es importante considerar que, una vez cosechada la fruta, los principales cambios de color ocurren sólo en el color de fondo (paso de verde a amarillo), que está asociado a un avance en madurez. Por lo tanto, la obtención de un buen color de cubrimiento se determina en precoseha y está determinado, como ya se mencionó, a una serie factores de huerto como climáticos. 

Coloración en uva de mesa

En uva de mesa, existen zonas productivas caracterizadas por problemas de toma de color rojo y donde las practicas agrónomicas apuntan a un buen manejo de vigor del parronal, aumento luminosidad adecuada de los racimos, y al uso de reguladores de crecimiento que pueden ayudar al desarrollo de color, como son el caso de Ethephon que libera etileno en el interior de las células o ProTone® (un análogo del ácido abscisico).  

¿Qué hacer para que funcionen estas aplicaciones?

“El éxito de ambos productos estará influenciado por definir los momentos adecuados de aplicación, dosis y condiciones de aplicación entre otros”, señala Bruno Defilippi.

Las altas temperaturas registradas durante el último verano coincidieron con períodos críticos de desarrollo del fruto que determinan la obtención de color, generando problemas en zonas donde usualmente no eran consideradas limitantes en la obtención de color.

“Esto llevó en algunos casos a implementar tecnologías para mejorar el desarrollo de color, y en otros casos a atrasar las cosechas hasta obtener un cierre adecuado de color rojo. Estos retrasos pueden condicionar el potencial de almacenamiento de la fruta ya que la baya y raquis siguen avanzando en su desarrollo con lo que se termina cosechando racimos ‘más viejos’”.

Coloración en manzanas

El Dr. Daniel Manríquez, de Agrofresh Chile, explica que en el caso de manzanas bi-color, son los factores genéticos (variedad o clon), la luz y la amplitud térmica entre las temperaturas máximas del día y mínimas de la noche los que determinan de mayor manera el buen desarrollo de color rojo.

“Sin lugar a dudas, que existen otros factores que influyen en el desarrollo de los pigmentos que dan los colores rojos y rosas a estas variedades de manzana, pero son los antes descritos los principales”.

¿Qué factores se deben tener en cuenta para conseguir una mejor toma de color?

“La elección de la variedad o clon, es clave al momento de decir qué plantar, y esta decisión debe estar en concordancia con las condiciones climáticas de la zona donde se va a plantar, es así como para zonas cálidas con pobre fluctuación térmica entre el día y la noche se deben plantar variedades o clones como una mejor condición genética para la toma de color”, comenta Manríquez.

Por otra parte, en cuanto a la luz, es muy importante implementar una serie de majos agronómicos del huerto que tiendan a mejor la llegada de luz a los frutos.

“Es así como el manejo del vigor se torna crítico, pudiéndose usar una serie de manejos y herramientas como son el uso de patrones enanizantes o de bajo vigor, la poda, el uso de reguladores de crecimiento que intervienen en la síntesis de giberelinas como es el caso de la Regalis, uso de films reflectantes en la entre hilera entre otros”.

En relación a los factores climáticos, la amplitud térmica entre el día y la noche durante el período de crecimiento y desarrollo de los frutos, favorece el desarrollo de color rojo de cubrimiento.

“En el caso de manzanas, es importante mencionar que la hormona vegetal etileno, estimula el desarrollo de color rojo, pero también estimula una serie de otros procesos en la maduración de los frutos como son la síntesis de etileno interno, el ablandamiento de la pulpa, el cambio de color de fondo entre otros”.

Es por este motivo, que, si bien reguladores de crecimiento como el Ethephon se pueden usar para el incremento de color, se debe tomar en consideración el efecto de aceleración de la madurez que produce en los frutos, el que puede ser muy negativo.

“La temporada recién pasada, y debido básicamente a las condiciones climáticas de temperatura, en muchas zonas de producción en Chile, se observó un pobre desarrollo de color en distintas variedades de manzanas bi-color, incluso en algunas mejoradas genéticamente para desarrollar un mejor color de cubrimiento”, señala el Dr. Manríquez.

“Esto determinó en muchos casos, el retraso de las cosechas esperando un mejor desarrollo de color. Sin embargo, este retraso en la cosecha, determinó que se cosechara fruta en una condición de madurez más avanzada lo que determina una serie de problemas de condición en la postcosecha”, agrega.

“Es muy probable que en el futuro nos enfrentemos de manera más frecuente a fenómenos como este, de veranos muy cálidos, por lo que debemos trabajar en diseñar estrategias de manejo de huerto que nos permitan un mejor desarrollo de color incluso en estas condiciones”, recomienda.

Actualmente el trabajo en INIA ha estado enfocado principalmente en uva de mesa, y donde se ha considerado el estudio abarcando desde la evaluación de nuevas variedades, hasta el uso de “nuevas” moléculas para el incremento de color, éste último trabajo desarrollado por la Dra. Daniela Olivares de la Unidad de Potcosecha.

Fotografía principal: Shutterstock.com

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios