Agrotecnia: Cómo mejorar suelos y aguas gracias a la técnica de fitorremediación

07 Abril 2017

Sabemos que un buen tratamiento tanto del suelo como del agua son elementos básicos para conseguir un buen rendimiento de los cultivos.

Si uno de estos elementos está contaminado, el producto final recibirá también estos compuestos tóxicos, por eso, la fitorremediación se presenta como una técnica para evitar que esto suceda.

En Portalfruticola.com, hablamos con Yasna Tapia, ingeniera en alimentos y Dra. química agrícola y académica de la Universidad de Chile, quien nos explica de qué se trata.

¿Qué es la fitorremediación?

Es una técnica que utiliza plantas para estabilizar o extraer elementos contaminantes principalmente del suelo y aguas.

Las plantas absorben los contaminantes impidiendo que se acumulen en el suelo, pasen a las aguas de riego o sean transportados por el viento.

Tipos de fitorremediación:

  • Fitoestabilización que tiene como objetivo mantener la planta en el lugar para generar cubierta vegetal, y estabilizar los metales, como en el caso de relaves mineros.
  • Fitoextracción que consiste en ir cosechando la planta para retirar el contaminante.

Esta técnica se aplica principalmente a suelos que presentan altas concentraciones de metales y contaminantes orgánicos como hidrocarburos o pesticidas. Cabe destacar que, los suelos agrícolas pueden presentar contaminación por metales o por pesticidas.

Para la fitorremediación generalmente se utilizan especies arbustivas nativas y/o plantas de características especiales como aquellas que presentan tolerancia a sales (halofitas), metales (metalofitas) y condiciones de escasez de agua (xerofitas). De preferencia no comestibles por animales, o es necesario cercar.

Esta técnica se puede aplicar en varios tipos de suelos, de diversas características químicas y físicas. El factor clave es la selección de la planta que se adapte a las condiciones climáticas y de manejo.

El establecimiento de la técnica es variable, sin embargo, en forma natural se puede observar en el campo el crecimiento de cierta maleza, arbustos o matorrales que rodean un cultivo agrícola.

Esta vegetación cumple una función protectora que a veces no es valorada. Por ejemplo, son una barrera física o biofiltro, para mitigar el paso de nitratos y fosfatos (fertilizantes) a los canales o cursos de agua aledaños a los cultivos. De esta misma forma podemos establecer un plan de manejo con la técnica de fitorremediación.

Riego y fertilización

Riego: en una primera fase de establecimiento de las plantas se debe procurar un adecuado suministro de riego.  Sin embargo, se deben seleccionar plantas adecuadas como tolerantes a salinidad y sequía y el riego no debiese constituir un problema. El objetivo es que se adapten a condiciones de secano.

Fertilización: lo ideal es que las plantas para la fitoestabilización o fitoextracción no requieran fertilizantes y se adapten a crecer a los suelos. En caso de requerir fertilización, se recomienda la adición de abonos orgánicos compostados procedentes de estiércoles, por ejemplo.

¿Cuándo se recomienda utilizar fitorremediación?

En general, se recomienda para recuperar suelos que han sido impactados por la actividad agrícola (pesticidas, fertilizantes), minera (metales) e industrial (hidrocarburos). Se debe considerar su uso de acuerdo a la superficie del suelo y disponibilidad de agua.

Respecto al medioambiente es una técnica sustentable, que recupera el suelo y con ello, el paisaje. Al productor, la técnica de fitoerremediación puede significar establecer un manejo adecuado y necesario para mitigar y/o proteger el suelo y los cultivos.

Posibles desventajas

Fundamentalmente, el tiempo: es difícil de pronosticar en cuánto tiempo ese suelo contaminado puede estar en condiciones aptas para dejar de ser contaminado.

Si la técnica es fitoextracción, es decir, retirar mediante cosecha la biomasa, la pregunta recurrente es qué hacer con la materia vegetal que contiene los contaminantes.

En este caso debe ir a rellenos sanitarios autorizados, o si la tecnología existe, y si es el caso, es recuperar, por ejemplo, el metal que acumuló la planta.

Fotografía: Ecología Verde

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios
  • diego Alvarez Echeve

    Súper buen artículo pero me quedo una duda porque en una parte del articulo se dice q se debe considerar la disponibilidad de agua para ocupar esta técnica, asumo que es para regar las plantas. Entonces, se ha medido cuanto del total de contaminación inicial del suelo se logró limpiar el suelo en relación a la cantidad q se va a la napa freatica por lixiviación?