Agrotecnia: Lo que necesita saber para un buen funcionamiento de los huertos de alta densidad en manzanos

15 Marzo 2017

La alta densidad surgió en Europa con el fin de adelantar la entrada en producción de los huertos y hacer árboles más pequeños, consiguiendo así, una cosecha más fácil. 

En Portalfruticola.com, conversamos con Óscar Carrasco, ingeniero agrónomo, fruticultor y asesor particular de huertos de manzanos, quien nos explicó los objetivos, beneficios y recomendaciones sobre los huertos de alta densidad.

Según indicó Carrasco, para tener árboles más pequeños, es necesario el uso de portainjertos enanizantes, tendencia que se dio en primer lugar con los manzanos, y, posteriormente, con otras especies.

“Estamos hablando de más de 100 años desde que aparecieron los primeros portainjertos enanizantes, lo que permitió tener árboles efectivamente más pequeños y productivos”, informó.

Dentro de Europa, países como Francia, Italia, Alemania han llevado siempre la delantera en huertos de alta densidad de manzanos. En Chile, los primeros portainjertos enanizantes llegaron en la década de los 70, sin embargo, Carrasco explicó que éstos, no funcionaron bien porque fueron plantados en suelos inadecuados y los resultados eran poco productivos. “Se cumplía el objetivo de la precocidad, pero no de la productividad”.

Posteriormente, en los 90, volvió la idea de que había que tener huertos más precoces y productivos, por lo que resurgió el interés por plantas de mayores densidades con portainjertos enanizantes.

“Hoy en Chile, prácticamente todos los huertos que se están plantando de manzana, en particular, son de alta densidad con el uso de estos portainjertos”.

“Tenemos la obligación de producir muy tempranamente para pagar las inversiones y normalmente con variedades patentadas hay que pagar royalty, por lo que es necesario una producción precoz”, señaló.

Beneficios de los huertos de alta densidad

Si bien la precocidad es el principal beneficio que presenta esta modalidad de huertos, Carrasco indica que no siempre se ha cumplido, dado que a veces surgen problemas de calidad de plantas, o suelos mal preparados y soportes, lo que frena el crecimiento del cultivo.

Otro beneficio, es que permite que la fruta esté más expuesta a la luz, al tratarse de árboles más pequeños, ofreciendo un mayor potencial de calidad de fruta en términos de coloración, por ejemplo, ofreciendo luz uniforme en comparación con árboles convencionales, donde la calidad de la fruta es muy variable dentro del árbol.

“La calidad de la fruta ha mejorado significativamente con el uso de estos árboles estructuralmente más delgados”.

Además, esto también ayuda a facilitar las labores de cosecha, ya que se recoge un mayor porcentaje por pasada.

Recomendaciones para un buen funcionamiento

Carrasco, en primer lugar, recomienda tener plantas de muy buena calidad. “Eso no siempre lo logramos, pero cada año, los viveros se esfuerzan por tener árboles más uniformes, eso es la base”.

“Luego, viene el trabajo del productor, que es elegir y preparar el suelo para que se adapte a estos portainjertos. Estos suelos deben ser uniformes en términos de profundidad y calidad, porque de lo contrario, el huerto también va a responder de manera desigual si hay sectores muy delgados de suelo, húmedos o muy arcillosos”, explicó.

El experto advierte que el riego es fundamental, el cual debe ser por sectores de suelos separados y la fertilización los primeros 2 o 3 años es vital para lograr que el árbol ocupe el espacio que se le da para su desarrollo.

“Si bien hablamos de precocidad, necesitamos que el huerto tenga potencial a futuro, por lo que recién al tercer año es cuando se consigue una mayor producción y al quinto es donde necesitamos una gran cantidad de tonelaje para pagar la inversión realizada”.

Hoy, la industria manzanera mundial está viviendo un momento duro en términos de precios por la sobreproducción, y los países que han sobrevivido a esta situación, como Nueva Zelanda, es porque han hecho una reconversión muy rápida de sus variedades.

“Llevan la delantera porque llegan con fruta que está pidiendo el mercado”.

Carrasco aconseja que “si uno se va a embarcar en un proyecto de manzana, tiene que ser cumpliendo todas las exigencias para conseguir un alto potencial, si no está dispuesto a comprar una planta de alta calidad, una preparación de suelo y un manejo mucho más intensivo, mejor no meterse, porque va a salir perdiendo”.

Estas fotografías son de huertos de alta densidad de Bolzano, Italia, durante Interpoma

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios