Consejo técnico: Cómo reconocer la bacteriosis del nogal o Peste negra

13 Enero 2017

Esta recomendación fue elaborada por Andrea Torres Pinto, Ingeniero Agrónomo, INIA La Cruz, para su difusión en Portalfruticola.com

El cultivo del nogal hoy día una importante alternativa para los productores con poca superficie que, asociados, pueden desarrollar tanto el cultivo como los procesos de post-cosecha que conlleva este rubro.

El nogal, un frutal de relevancia nacional e internacional, es sensible a la enfermedad conocida como bacteriosis del nogal, o peste negra, causada por la bacteria Xanthomonas campestris pv.juglandis (Pierce)

Esta enfermedad puede producir pérdidas que dependiendo de la temporada comprometen más del 50% de la producción.

Sintomatología: Consiste en un atizonamiento y ennegrecimiento de los tejidos tiernos o suculentos y, frutos en desarrollo, éstos pueden caer en su totalidad, o bien si el ataque ocurre más tarde o antes del endurecimiento de la cáscara, los frutos enfermos permanecen en el árbol.

Condiciones predisponentes

La presencia de agua libre sobre los tejidos del huésped producto de lluvias, lloviznas o neblinas prolongadas, es una condición fundamental para que ocurra la infección, además de temperaturas que superen los 18°C.

La lluvia y el viento facilitan la dispersión de esta bacteria.

Por otra parte, los cultivares más precoces, o sea aquellos que brotan primero en la estación, son más sensibles que los de brotación más tardía, puesto que estos últimos escapan a las condiciones climáticas que favorecen el desarrollo de la enfermedad.

Medidas de control

Las medidas de control, están basadas fundamentalmente en la prevención de la enfermedad, evitar la ocurrencia de infección y reducir al máximo las fuentes de inóculo, a través de prácticas culturales, tales como:

  • Control de malezas,
  • Eliminar frutos y amentos contaminados del huerto,
  • Eliminar en la poda ramas en las que se observen cancros.
  • Desinfectar las herramientas de poda entre un árbol y otro.
  • Eliminar las hojas caídas en el suelo.

La aplicación de productos con acción bactericida, como los compuestos en base a cobre, sirven para mantener protegidos los tejidos tiernos durante los estados fenológicos de yema hinchada y elongación de amentos. Posteriormente, estas aplicaciones podrán repetirse entre la cuaja y endurecimiento de la cáscara de los frutos.

No olvide: El éxito de las aplicaciones depende de la oportunidad en que se efectúe, el producto que utilice y la calidad de la aplicación (equipos regulados y calibrados).

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios