Frambuesas amarillas y negras, una alternativa de antioxidantes a los berries convencionales
13 Diciembre 2016

Frambuesas amarillas

La frambuesa amarilla se adapta fácilmente a zonas húmedas, creciendo generalmente en campos,zonas pantanosas y en bosque claro.Es Consumida habitualmente en países escandinavos. Presenta tres variedades: goldie, amber y fallgold.

e146898d8b20f61ba929431ffd21af52

Es una planta que crece particularmente en claros de bosques o prados, enespecial donde el fuego o las talas han dejado un espacio abierto para que medre esta colonizadora oportunista. Es de fácil cultivo y tiene tendencia a extenderse a menos que se la mantenga bajo control. Prefiere suelo profundo y ácido pues los calcáreos producen clorosis. Su fruto es la frambuesa (o frambuesa roja) una polidrupa de sabor fuerte y dulce roja, que sale durante el verano tardío o el otoño temprano. Esta fruta del bosque es parecida a la zarzamora pero más pequeña y blanda. La frambuesa negra (rubus occidentalis) y la frambuesa azul (rubus leucodermis) son oriundas de América. En Asia (desde India hasta China) existen alrededor de 180 tipos de frambuesas todavía no catalogados.  Actualmente existen dos cruces deR.idaeuscon especies americanas R. occidentalis. De estos cruces se han obtenido diferentes variedades para mejorar la producción de fruto, que llega a las dos cosechas anuales (floración de primavera y estival).

frambuesitas

De porte y consistencia similar a la frambuesa roja, esta pequeña fruta se caracteriza por su intenso color amarillo y su agradable y sutil sabor.

Propiedades:

Rica en vitaminas A y C, en sales minerales, magnesio, hierro y potasio, su uso tradicional está asociado con la depuración del hígado y el riñón, siendo recomendado su ingesta para embarazadas y personas que sufren de anemia.

Entre otros nutrientes, estas frutas contienen cantidades considerables de acido elagico, una sustancia que según los actuales estudios, podría ser beneficiosa en la quimioprevencion  de ciertos tipos de cancer. Las frambuesas oscuras (negras y azules) contienen cantidades considerables de antocianina -igual como el ácido elágico un biofenol- que se aplica contra los radicales libres de oxígeno, los que provocan la degeneración de células y de los órganos en mamíferos. Estudios de la Ohio State University dirigidos por el Prof. Gary Stoner  llevaron a la presentación de una solicitud de patente en los Estados Unidos (USPTO), respecto de los usos del    acido elagico  y la antocianina para combatir contra degeneración de órganos y de diferentes tipos de cáncer con ácido elágico y antocianina.

Frambuesas negras

La frambuesa negra es un cultivo que todavía no se maneja en grandes volúmenes, incluso dentro de los cultivos de frutillas. La mayoría del público que consume frutillas sólo conoce las frambuesas negras como producto procesado en forma de mermelada y jugo; pero muy pocas personas las consumen frescas.

No obstante, no siempre ha sido de esa manera. En EUA, a principios del siglo XX, la producción de frambuesas negras se concentraba en la zona oeste de Nueva York y excedía la producción de frambuesa roja.

Hacia 1940, los problemas de enfermedades obligaron a cambiar la producción de este cultivo al estado de Oregón, donde continúa siendo producido y cosechado mecánicamente para fabricar productos procesados.

frambuesa negraDesde la década pasada se ha estado diseminando cada vez más información exaltando los beneficios de los frutos de color oscuro para la salud humana, en general y sobre todo de las frambuesas negras. Estos descubrimientos han llevado a generar demanda del producto fresco y a incrementar el potencial para mayor producción.

A pesar del potencial que presenta este cultivo, hay muchos retos que enfrentar, incluyendo bajo rendimiento, mala adaptabilidad a distintas regiones y susceptibilidad a los insectos y enfermedades. Asimismo, hay muy pocos cultivares nuevos, debido a la falta de esfuerzos de fitomejoramiento y falta de diversidad genética en el material de reproducción.

Desarrollos en la investigación

En 2011, un grupo de más de 15 científicos y 11 instituciones se hicieron acreedores al premio de la Iniciativa para la Investigación de Cultivos de Especialidades; otorgado por el Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura (NIFA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), gracias a un proyecto cuyo título se traduce como “Desarrollo de la Infraestructura Genómica para el Mejoramiento Genético de Frambuesas Negras.”

Al inicio de este proyecto se propagaron y sembraron en cuatro estaciones de investigación y seis lotes comerciales, poblaciones de plantas de frambuesa negra diferentes entre sí a nivel físico y genético.

Se realizaron observaciones detalladas de más de 30 características de las plantas y los frutos obtenidos en esos sitios durante más de tres años. Este ambicioso proyecto tiene siete objetivos principales, entre los cuales se encuentran el fitomejoramiento, la genética selectiva, las preferencias de los consumidores y programas de educación.

Los equipos de investigadores se han concentrado en cada uno de esos objetivos a lo largo de los años, alcanzando logros significativos.

Los científicos reportan sus hallazgos cada año al Departamento de Agricultura de Estados Unidos, a las agencias de financiamiento y a los grupos de productores. A continuación les presentamos un resumen de los hallazgos.

Perfiles detallados de la genética de las plantas. Los investigadores han secuenciado el ADN de las diferentes partes de las plantas, las hojas, las raíces y las frutas, para encontrar genes que sean únicos para cada parte de las plantas.

Utilizarán esta información para encontrar la razón por la cual cada planta y cada parte de cada planta se comportan de manera distinta. Esto a su vez puede ayudar a identificar fuentes de resistencia a plagas y enfermedades, así como características hortícolas deseables tales como mejor tamaño de los frutos, mayor vigor, mejor fenología (por ejemplo, la época de floración), mejor química de los frutos (niveles de azúcar y ácido) y tolerancia al calor.

wcs_900

En lo que respecta a los fitomejoradores, esta información reducirá la cantidad de tiempo que se requiere para determinar si las primeras generaciones de plántulas de frambuesa negra tienen características específicas que resulten interesantes y reducirán la cantidad de espacio que se requiere para cultivar las poblaciones, ya que solamente las plantas que tengan las características deseadas continuarán bajo observación durante el resto de los ciclos agrícolas que dure el programa de mejoramiento genético.

frambuezaResistencia a los áfidos. Un ejemplo de cómo funcionan estos descubrimientos es el trabajo realizado en laboratorios, en el que se han identificado regiones en los mapas de vinculación (mapas genéticos de cromosomas) que están asociados con la resistencia a los áfidos. Con esta información los fitomejoradores podrán elegir a progenitores con resistencia a los áfidos y desarrollarán cultivares que sean menos susceptible a los virus, aumentando con ello la longevidad de las plantaciones de frambuesas negras.

Tolerancia al calor. Los científicos en el estado de Carolina del Norte — el lugar con clima más cálido del proyecto — seleccionaron a las plantas en sus campos y encontraron que hay un rango amplio de tolerancia al estrés calórico entre ellas. Los datos recolectados fueron muy similares a los datos recolectados anteriormente sobre frambuesa roja, en el mismo sitio. Ahora están comparando los datos genéticos entre las frambuesas negras y las frambuesas rojas para determinar si la característica de tolerancia al estrés calórico se encuentra en la misma región de genes, en ambas especies. En el futuro, utilizarán estos rasgos para identificar a los individuos mejor adaptados al calor y los utilizarán para producir en regiones con veranos muy calurosos.

Utilidad de la frambuesa negra para el estudio de frambuesa roja y zarzamora. Una de las metas de este proyecto es poder utilizar la información desarrollada en la frambuesa negra para apoyar al mejoramiento genético y la investigación de la frambuesa roja y la zarzamora.

Debido a que la frambuesa negra tiene tan poca variación genética, cualquier característica distinta en la frambuesa negra será identificada con mayor facilidad en la frambuesa roja y en la zarzamora.

En el futuro, la información sobre la secuencia del ADN de la frambuesa negra será útil para identificar los genes de resistencia a las enfermedades y a los insectos, así como los genes que imparten calidad del fruto, tolerancia al estrés y una serie de características adicionales aplicables a la frambuesa roja y a la zarzamora.

Preferencias de los consumidores. La Universidad Estatal de Ohio organizó dos paneles de degustación a ciegas en los estados de Oregón y Ohio, utilizando puré sin semillas de una selección de ocho variedades fitomejoradas de frambuesa negra. El panel de consumidores no expertos en Oregón mostró preferencia y desagrado muy marcados en cuando al sabor, aroma, textura y color de los purés. El panel de expertos en propiedades organolépticas de Ohio mostró resultados similares generales, lo cual indica que los consumidores tienen las mismas preferencias en todo el territorio de EUA.

Capacitación y alcance. En los últimos cuatro años, los investigadores que colaboran en este proyectos han estado dando pláticas durante recorridos en campo; así como en las reuniones anuales de la Asociación Norteamericana de Frambuesa y Zarzamora (North American Raspberry and Blackberry Association).

Esta investigación que integra por completo la genética, el fitomejoramiento y la exploración detallada de las perspectivas de los consumidores, será aprovechada en gran medida por los fitomejoradores que están trabajando en el desarrollo futuro de cultivares superiores de frambuesa negra; los cuales a su vez detonarán mayores niveles de producción y mayor crecimiento de la industria.

En la salud

Las personas con irritación crónica de esófago por reflujo del ácido estomacal, un problema llamado síndrome de Barrett, mejorarían si comen frambuesas negras, según un estudio presentado en la sexta Conferencia Internacional Anual sobre Fronteras en la Prevención del Cáncer. El encuentro está auspiciado por la Asociación Estadounidense de Investigación del Cáncer.

shutterstock_207009724-black-raspberry

Las personas con síndrome de Barrett tienen entre 30 y 40 veces más riesgo de desarrollar cáncer de esófago, una enfermedad mortal con poca sobrevida, dijo la doctora Laura A. Kresty, de la Universidad Ohio State.

Estudios previos demostraron que incorporar frambuesas negras, que tienen propiedades antioxidantes, a la alimentación de animales inhibe la aparición de cáncer bucal, esofágico y de colon inducidos químicamente. Esa fruta reduce el daño del ADN y controla el crecimiento de células tumorales y de indicadores de estrés oxidativo. Los pacientes con el síndrome sufren “mayor estrés oxidativo”, explicó Kresty.

101102131833_1_900x600

A partir de esto, el equipo dirigido por Kresty le indicó a 20 hombres y mujeres con esa condición que comieran 32 ó 45 gramos (mujeres y hombres, respectivamente) diarios de frambuesas negras congeladas concentradas, durante 26 semanas. “Esta composición de la frambuesa negra es alta en antioxidantes y vitaminas, minerales y fibra”, destacó Kresty. Tras 26 semanas, los pacientes sufrieron una reducción estadísticamente significativa de los niveles promedio de 8-Isoprostano en orina, un indicador de estrés oxidativo, como del daño del ADN, dos procesos relacionado con la aparición del síndrome de Barrett y de cáncer esofágico.

Asimismo, en el 37% de los pacientes, la frambuesa negra en la alimentación aumentó la expresión de los niveles titulares de una enzima clave, llamada GSTpi, que elimina las sustancias cancerígenas. Esta enzima suele estar en menor proporción en el tejido de pacientes con síndrome de Barrett que en el tejido de personas sanas.

blackraspberries_1200

Para Kresty, los resultados demuestran que “los pacientes pueden modificar las vías de aparición del cáncer”. El doctor William G. Nelson, de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, que moderó la conferencia de prensa sobre alimentación y prevención del cáncer, coincidió con la investigadora. “La dieta es uno de los grandes factores de riesgo modificables”.

“Una persona ingiere alrededor de 0,70 kilos de alimentos por día, lo que es una mezcla química increíblemente compleja, de modo que, en ese sentido, no nos sorprende que existan elementos en la dieta que puedan ser dañinos y otros que puedan brindar protección y prevención”.
Fuente: Frambuesas Futrono, Hortalizas.com

También podría interesarte
Comentarios